Es una puerta ancestral...

Es una puerta ancestral...
Alessandra Sanguinetti
Es una puerta ancestral en mí
mis años y mi pasado...

Es una puerta que me porta y transporta
al mundo entretejido de mi misma...

ahí donde se encuentran mis miedos y aventuras
ahí dónde se encuentra respuesta y pregunta

motor de mis actos




lunes, 22 de septiembre de 2008

Equinoccio de Otoño, otra puerta...?

EQUINOCCIO DE OTOÑO 2008
Trueque21……….., la posada de la abuela, los hilos de plata, Annie……….

De calendarios solares y lunares, y otras programaciones culturales

Y El día del no tiempo 25 de Julio ¿? y para que los calendarios….
25 de julio este día en Puerto Rico se celebran dos eventos históricos: la invasión de los norteamericanos en el 1898, y la implementación de la Constitución del Estado Libre Asociado en el 1952. Si eres católico, luterano o anglicano, hoy es la celebración del apóstol Santiago (y si eres de descendencia africana en Puerto Rico, hoy puedes celebrar las fiestas cuasi-paganas de Santiago Apóstol en Loíza Aldea con baile y bebida). Si eres judío hoy estarás celebrando el Tisha B’Av, conmemorando las desgracias que le han acaecido a tu raza, en el día 29 del mes Tammuz del año 5766 del calendario hebreo. Si eres musulmán, hoy es el día número 28 del mes Jumada t-Tania del año 1427 del calendario islámico, y si vives en el lejano oriente, a lo mejor hoy estarás observando el primer día del séptimo mes en este año del perro en el 4704 del calendario chino. Como se puede apreciar en estas cuantas líneas, el calendario es una herramienta humana para la programación de la cultura, siguiendo ciclos dentro del tiempo. Cada grupo cultural en la tierra utiliza algún tipo de calendario para definir algún aspecto de su cultura, ya sean aspectos religiosos, políticos, históricos, sociales o hasta económicos.

El calendario más ampliamente usado en la actualidad es el llamado calendario gregoriano, el cual no ha cambiado desde que se impuso por el Vaticano en el 4 de octubre del 1582. Este calendario fue el resultado de cambios impuestos sobre el calendario juliano, el cual a su vez había sido finalmente establecido en el año 8 de nuestra era cristiana durante el imperio de Augusto César, debido a errores de índole decimal dentro de cálculos astronómicos de aquellos tiempos (un día perdido por cada 128 años entre los años 8 y el 1582). Este calendario, el gregoriano, es el más utilizado en la actualidad como resultado de las conquistas europeas a través de los siglos en distintas tierras. El uso de este calendario implica la victoria del europeo sobre otras culturas, todavía aparente hoy en día en el siglo XXI, en donde las coaliciones económicas y bancarias de Norteamérica y Europa dominan el ámbito mundial. En el mundo de la industria, de la manufactura, del mercado de valores, hoy es el 25 de julio del 2006 en Nueva York, en Munich, en Tel Aviv, en Bombay y en Tokyo.

Ruinas de Babilonia la Grande, cuna del calendario solar moderno
Los orígenes del calendario gregoriano provienen más allá de la Roma antigua. Hace milenios atrás, en lo que una vez fue Babilonia (y ahora es Bagdad), los astrónomos/sacerdotes de la antigüedad observaron el movimiento de los astros con respecto a la tierra, y decidieron dividir el tiempo en ciclos arbitrarios dentro de los 365 y un cuarto de días del año solar. Fue allí en Uruk, en donde el día se dividió en 24 horas (doce horas de día y doce horas de noche), las horas se dividieron en 60 minutos, y los minutos se dividieron en 60 segundos, todos de una manera arbitraria. Este calendario solar, diseñado por medio de la observación analítica del movimiento del sol, eventualmente remplazó al sencillo calendario lunar que se usaba en la mayoría de las culturas de la antigüedad. Aunque hoy en día todavía se usan distintos tipos de calendarios a niveles relativamente locales, el calendario gregoriano es prueba de la hegemonía del hombre en su intento de subyugar todo lo que le rodea, incluyendo la gente, la tierra y hasta el tiempo mismo.

La tecnosfera es una manifestación de la noosfera
De acuerdo al Dr. José Argüelles, artista y auto-proclamado profeta norteamericano, en sus libros El Factor Maya, y Tiempo y Tecnosfera, la razón principal por la cual la situación mundial actual se encuentra al borde de la destrucción total es por causa del uso de nuestro calendario solar. Argüelles argumenta que la programación impuesta por el calendario gregoriano solar en el psyche colectivo humano a través de los siglos nos ha traído a este momento en la historia, en donde un sistema artificial y arbitrario de medir el tiempo ha desencadenado una forma de vida artificial y arbitraria, contraria a los ciclos naturales del planeta. Argüelles, citando a otros filósofos del siglo XX, principalmente al minerólogo ruso Vladimir Vernadsky y al sacerdote jesuita y paleontólogo francés Pierre Teilhard de Chardin, intenta definir la etapa actual del planeta como la etapa de la tecnosfera.

Vernadsky, casi un siglo antes de Argüelles, y muchísimo antes de la era de las computadoras y de la energía nuclear, sugirió en sus teorías que el planeta tierra es un planeta viviente en medio de su desarrollo evolutivo, concepto el cual es mejor representado en tres distintas capas, etapas o eras de la tierra: la capa de la geosfera, o la etapa de la materia sin vida; la capa de la biosfera, o la etapa de la materia con vida; y la capa de la noosfera o la etapa de la materia con consciencia. La tecnosfera, siendo una subdivisión de la noosfera, es la manifestación de la consciencia de la humanidad (y del planeta) por medio de la tecnología, con todo y sus ventajas y desventajas.

Al visualizar al planeta como una entidad viviente, siguiendo la mentalidad de Vernadsy, de Teilhard de Chardin, y de Argüelles, es posible entender que el desarrollo de las civilizaciones en este planeta no es más que una capa dentro de las múltiples capas geológicas y atmosféricas de este planeta viviente. Desafortunadamente para el planeta, esta nueva capa, la tecnosfera, tiene potenciales terriblemente destructivos, y por medio de sus ciclos es posible que lleve no sólo a la humanidad, sino al planeta entero, al camino de la aniquilación total. Argüelles argumenta que la única manera de restablecer el orden natural del planeta, y evitar la destrucción de toda la vida en la tierra, es sincronizando el psyche colectivo humano con una manera harmónica y natural de definir el tiempo. Un nuevo calendario regido no por construcciones arbitrarias y artificiales para medir el tiempo, sino que por ciclos naturales los cuales siempre han estado disponibles para la humanidad. Argüelles señala el calendario lunar, específicamente su reinterpretación del calendario maya, como la clave para la salvación de la humanidad y del planeta.

El calendario lunar
El mundo islámico es programado por un calendario lunar
Hoy en día en distintas partes del mundo se utilizan distintos calendarios además del calendario gregoriano, los cuales están definidos mayormente por ideas religiosas o culturales, y no necesariamente por cuestiones prácticas o civiles. Los calendarios más importantes todavía usados hoy en día son casi todos calendarios lunares. Estos calendarios, aunque ampliamente usados por grandes segmentos de la humanidad, no están necesariamente sincronizados con los ciclos del año solar de 365 días y (aprox.) 6 horas. Por ejemplo, el calendario hebreo combina doce meses lunares que comienzan en la luna nueva, con estaciones solares del año (solsticio o equinoccio) para terminar con años que duran entre 353 a 385 días. El calendario chino, también luno-solar como el hebreo, intenta sincronizar 12 meses lunares con eventos solares anuales (el solsticio de invierno siempre sucede durante el onceavo mes), lo que resulta en años con distintas cantidades de días. El calendario islámico es un calendario estrictamente lunar conteniendo 12 meses, cada mes alternando entre 29 o 30 días para un total de 354 días dentro de un año islámico, con excepción del año bisiesto al cual se le añade un día extra cada 30 años. Obviamente, todos estos calendarios son temperamentales y dificilísimos de seguir, a menos que uno esté envuelto en la cultura que los observa. Sin embargo, el calendario lunar basado en los conocimientos de la civilización maya, redescubierto, modificado y presentado a las mentes actuales por el Dr. Argüelles es posiblemente el calendario lunar más sencillo de todos.

Un año de 13 meses
La luna le da la vuelta a nuestro planeta en ciclos de aproximadamente 28 días, ciclos que varían levemente cada mes, pero que concuerdan con eventos terrestres, como las mareas, los apareamientos sexuales entre ciertas especies y los períodos menstruales de la mujer. En un mes de 28 días, compuesto a su vez de cuatro semanas de siete días, uno puede observar la luna pasar por sus cuatro estaciones (luna llena, menguante, nueva y creciente) para comenzar el ciclo una vez más en el próximo mes.

Las múltiples caras de la Luna
Si multiplicamos 28 días por 13 meses, terminamos con un total de 364 días. Argüelles argumenta que para que este año lunar concuerde con el año solar, se le debe añadir un día extra, un día llamado el día fuera del tiempo, al cual ni siquiera se le asigna un día de la semana. Un día en el limbo designado para sincronizar el tiempo de los cuerpos estelares con los eventos de la tierra. Así, en vez de tener un año solar determinado por meses asimétricos, desiguales, y arbitrarios como los meses del calendario gregoriano, tenemos aquí un calendario lunar totalmente simétrico, con 13 meses idénticos, sincronizado con el año solar de 365 días. Así, un miércoles del segundo mes lunar siempre va a caer en el mismo día de la semana cada año (contrario a las fechas del calendario gregoriano, las cuales sólo se repiten cada 28 años – o sea, que cuando cumpliste 28 años fue el mismo día de la semana en el cual naciste). Para sincronizar totalmente ambos ciclos, los de la luna con el del sol, otro día fuera de tiempo extra deberá de ser añadido cada cuatro años, a manera de día bisiesto (Argüelles, tratando de mantener las resonancias de los ciclos galácticos, observados por los mayas de la antigüedad, sugiere un festival de 13 días fuera del tiempo cada 52 años, algo que yo personalmente considero bastante extremo).
25 de julio, día fuera del tiempo

Siguiendo uno de los tres calendarios mayas, Argüelles comenta que de acuerdo al Haab, el antiguo calendario maya de 365 días, que hoy 25 de julio es el día fuera del tiempo (mañana es el año nuevo). En distintas comunidades pequeñas a través del mundo, comunidades intelectuales que están aprendiendo las sutilezas del calendario lunar maya, hoy se celebra el día fuera del tiempo. Hoy, sin ningún tipo de limitación cultural, es el día perfecto para celebrar los ciclos sincronizados de nuestra existencia, desde lo más personal, hasta lo más celestial. Hoy es un gran día para celebrar, y para recordarnos que los mejores tiempos aún están por venir.
El calendario lunar de Mark Dancey
http://elmonasterio.org/escritos/2006/07/25/de-calendarios-solares-y-lunares-y-otras-programaciones-culturales/

sábado, 13 de septiembre de 2008

Parir de Pié




_Parir como las Diosas: recuperando el parto vertical, por Analía Bernardo
Mujeres urbanas están comenzando a reclamar el parto vertical, sentadas o en cuclillas, que aún practican de manera satisfactoria las indígenas y campesinas en distintas partes del planeta. Figuras arqueológicas muestran a diosas y a mujeres pariendo desnudas en estas posiciones. Una de ellas, con seis mil años de antigüedad, muestra a la Gran Diosa de Catal Hüyük (Anatolia, hoy Turquía) pariendo desnuda sentada en un trono, flanqueada por dos leopardos sobre los que apoya sus manos mientras su vagina comienza a coronar. El trono de gobierno de esta primigenia Diosa de la Vida es la silla de parto de la mujer prehistórica del neolítico agrícola.

En Australia, la Serpiente Arco Iris fue pintada en una cueva como una parturienta desnuda y con las piernas abiertas y flexionadas -en forma de m- luego de haber parido a las madres de los ancestros australianos que aparecen en la pint ura rupestre debajo de la diosa creadora.
En Mesoamérica, los aztecas esculpieron una hermosa escultura de Tlazolteotl (la diosa luna de la fértil tierra, patrona del erotismo, del parto y del destino) pariendo desnuda en cuclillas, las manos sobre sus nalgas y la boca abierta mostrando los dientes y gritando mientras emerge un bebé hacia abajo y mirando hacia adelante de entre sus piernas. Tlazolteotl apoya sus pies sobre unos tacos de pocos centímetros elevando los talones para así estabilizar la postura.

Una Pachamama pariendo en cuclillas, con la luna, el sol y las estrellas pintados sobre el rostro, fue desenterrada en Villa Las Rosas, ciudad de Salta, Argentina. Una de las tantas imágenes que representan el conocido parto vertical precolombino como así también el poder sagrado de la Diosa Tierra (1). Los gestos y actitudes de estas y otras diosas son un reflejo de las prácticas y tradiciones de las mujeres respecto del parto, a la vez que el parto vertical y en cuclillas de las diosas es un arquetipo femenino creador de la vida y de la cultura.

Estas prácticas persistieron en las primeras sociedades patriarcales de Occidente como eran la griega y la romana. La diosa Ilitia, patrona de las parturientas y las parteras griegas, suele aparecer arrodillada representando tanto a la partera como a la parturienta en una variante de la posición en cuclillas. Y durante el Imperio Romano se tallaron frisos que muestran la forma en que parían las mujeres: sentadas en un sillón mientras que la partera espera arrodillada y otra mujer sostiene a la parturienta por debajo de los brazos (2).

En las crónicas sobre el Buda, que se remontan al siglo V A.C., encontramos a la reina Maya pariendo parada. Ella viajaba con su cortejo y a medio camino comenzó el trabajo de parto. El cortejo se detuvo y la reina se adentró en el bosque junto con sus doncellas, que formaron un círculo en torno a ella. Maya tomó con sus dos manos la ram a flexible de un árbol y comenzó a parir en forma vertical al pequeño príncipe. Una estatuilla procedente de la India del siglo XVI sigue mostrando esta forma de dar a luz: una mujer parada junto a dos mujeres, una a cada lado, a las que abraza apoyando sus brazos en los hombros de sus compañeras pudiendo de esta manera poner los pies sobre la tierra y flexionar las rodillas; bajando y subiendo el cuerpo con cada contracción. Las dos compañeras llevan frascos con preparados de hierbas que aplican masajeando el vientre de la parturienta. Las tres figuras se completan con la partera arrodillada recibiendo al niño o niña que emerge cabeza abajo.

En la Europa cristianizada el parto seguía estando en manos de las mujeres y de las parteras, que heredaron estas prácticas ancestrales. Sin embargo, la persecución de las brujas -muchas de las cuales eran parteras experimentadas- y la naciente medicina moderna durante el Renacimiento transformaron progresivamente el parto natu ral vertical en una enfermedad y a la parturienta en una paciente débil y sin conciencia que debía permanecer en posición horizontal en la cama, y más tarde en el hospital. Esta inmovilidad y debilitamiento psicofísico estaba sustentado por otras posiciones sexuales, sociales, religiosas y económicas de opresión. El parto horizontal en la cama matrimonial es consecuente con la postura de la mujer durante el acto sexual y está asociado con estar enferma en la cama y con entregar el cuerpo al accionar del médico.
En Argentina, el gobierno de Néstor Kirchner ha presentado un proyecto para "humanizar el parto". Este reconoce el derecho de la parturienta a estar acompañada por una persona de su confianza durante el parto. Hay países donde en clínicas privadas también se permite esta compañía, pero es apenas un primer paso, insuficiente para cambiar las prácticas médicas del parto horizontal. Esta presencia podría aminorar el maltrato psicofísico que sufren las parturientas en hospitales y clínicas, públicas y privadas, siempre y cuando el/la acompañante no termine aliándose con el médico y reforzando el sometimiento de la mujer o desmayándose y generando culpas en la parturienta. Parecería más conveniente que la mujer vaya acompañada por una mujer (familiar o una amiga) que ya haya pasado por la experiencia del parto y tenga una conciencia formada de respeto y dignidad hacia la mujer que está dando a luz.

La compañía durante el parto no toca ni modifica las prácticas médicas del parto horizontal en sí mismas, entre las cuales, según la nota "Parir" del suplemento Las 12 (3), están atar a las parturientas a las camillas, silenciarlas, no dejarlas deambular ni ponerse en cuclillas. Una práctica patriarcal en la que, según especialistas consultados, la corporación médica se apropia del parto, maltratando con expresiones desvalorizantes a las parturientas, tratándolas como niñas tontas y culpabilizándolas si el parto se alarga o se complica , cuando en realidad es la misma posición horizontal la que alarga y complica el parto, aumentando el sufrimiento de la mujer y del feto que debe transitar por un canal que se ha estrechado e ir en contra de la ley de la gravedad mientras que la madre, inmovilizada, no dispone de todo su cuerpo para parir.

Esta evidencia ampliamente certificada por médicos especialistas en parto vertical es constantemente ignorada en las facultades de medicina de nuestro continente. Al enseñar e imponer aquella posición antinatural que anula la energía corporal y la conciencia de la parturienta para moverse y dirigir el parto, la corporación médica le da la espalda a milenios de experiencia femenina. Las hembras sapiens han parido a la humanidad en cuclillas y en posición vertical desde la prehistoria y aún lo siguen haciendo en grandes áreas del planeta con éxito y eficacia, pariendo más rápido y con menos dolor.

El parto horizontal rompe con esta experiencia milenaria pre sentándose desde hace apenas unos pocos siglos como la única forma aceptable y exitosa de parir, lo cual es parcial y cuestionable. Una nota de la revista argentina Clarín daba cuenta tiempo atrás del éxito del parto en cuclillas entre mujeres indígenas del sur del Brasil, con menos complicaciones que las mujeres occidentalizadas. Sin embargo, pocas veces las corporaciones médicas toman en cuenta la experiencia de las mujeres, menos aún la de los pueblos originarios, y desacreditan ese saber desde el más puro androcentrismo. Una imagen sintetiza esta negación. En libros de obstetricia y enciclopedias de divulgación médica se suele mostrar el perfil de una embarazada parada con el bebé saliendo por el canal de parto, arqueándose a través del mismo, emergiendo hacia abajo y adelante. Esta imagen del parto natural-vertical luego es negada en la práctica médica con el parto horizontal.

Con todo, en estos últimos años han surgido agrupaciones de mujeres, médicos y parter as que vuelven a estas ancestrales prácticas integrándolas a los conocimientos modernos. La cuestión de fondo es saber si el Estado modificará el parto horizontal en la enseñanza y práctica médica para que los beneficios del parto vertical lleguen a las mujeres de todos los sectores a través de una política de género que humanice el parto de manera integral y en consonancia con los derechos de las mujeres.

Como en muchos otros temas de la problemática femenina, los símbolos y creencias religiosas pueden jugar a favor o en contra. Tener un dios masculino que crea sólo con la palabra y saca a la mujer de la costilla de Adán, por ejemplo, cuando en el mundo natural ninguna mujer nace de un varón y ninguna hembra (o varón) de un macho, es un modelo simbólico muy distinto a tener primigenias diosas que crean con sus cuerpos desplegados, dinámicos y concientes; accionando durante el propio parto y sobre la creación que están llevando a cabo.

La influencia del mod elo religioso cristiano puede verse en la práctica del parto horizontal donde el médico aparece como creador. Es él quien “saca el bebé del cuerpo de la mujer", el que "lo trae al mundo". El médico controla y dirige el parto mientras que la parturienta es una participante pasiva y asustada que sólo puede mirar al techo de la sala de partos y acatar órdenes sin demasiada conciencia de lo que sucede en su cuerpo ni lo que otros hacen con él.

En posición horizontal la mujer no ve nacer a su hijo o hija, el médico sí. La parturienta asume una posición incómoda, limitada y dolorosa para que el médico se mueva cómoda y libremente.
Por otra parte, haber pasado de aquellas diosas creadoras con cuerpos desnudos y activos a la figura de María como modelo femenino ejemplar, ha tenido consecuencias directas sobre la experiencia del parto como así también sobre el cuerpo, la sexualidad, la anticoncepción y la conciencia autónoma de las mujeres.
A María nunca se la repres entó pariendo y pocas veces embarazada o dando de mamar. "La Madonna del Parto" de Piero della Francesca (1460) es uno de los pocos frescos donde la Virgen aparece con un prominente vientre de nueve meses, parada y con un vestido medieval color verde mientras dos ángeles abren las cortinas de la cueva-tienda para dejar a la vista a la que va a parir (4).
Muchas veces se ha comparado la vida de Buda con la de Jesús. Sin embargo, el parto de María ha sido ocultado, reforzando la pasividad e ignorancia de las mujeres occidentales sobre el cuerpo y la sexualidad femenina. O bien ridiculizado, como cuando las monjas de mi escuela primaria nos decían que Jesús había nacido de la rodilla derecha de María y que ella no había sentido nada. De la misma manera las madres tuvieron que mentir a sus hijas sobre el proceso natural del parto con aquello de "salir de un repollo" o “venir de Paris”.

Aún en las películas, María suele aparecer pariendo acostada convenientemente tap ada, cosa que ninguna mujer de su época haría, más aún si iba a tener que asistirse a sí misma, ya que los relatos bíblicos no mencionan partera alguna. Entonces su posición habría sido permanecer sentada o en cuclillas, pariendo sobre unas mantas. Además, el arte cristiano persiste en presentar a María con un cuerpo femenino preadolescente, sin pechos desarrollados y sin curvas, pronunciadamente delgado. Hasta hubo épocas, como la colonial en América Latina, en la que la iglesia católica prohibió a los artesanos modelar el cuerpo de la madre de Jesús exceptuando el rostro y las manos montadas sobre un soporte, oculto debajo de los amplios vestidos de la Virgen.
El mandato aceptado por María de "hágase en mí según su voluntad", es decir la del dios masculino, ha sido otro elemento simbólico para subordinar el cuerpo y la conciencia de la mujer durante el parto horizontal al poder del médico patriarcal.

Para las mujeres de culturas precristianas, parir verticalme nte asistidas por parteras experimentadas y acompañadas por parientas que ya han pasado por esa experiencia iniciática, era un importante ritual femenino que expresaba la dignidad y el poder de la mujer dentro de la comunidad. Y allí estaban las diosas y las Pachamamas para guiar a las mujeres con actitudes y posturas que liberaban las energías del cuerpo y del alma en el momento de parir y en otras situaciones.

Los movimientos y contorsiones de la que está dando a luz en posición vertical dieron origen a muchas danzas del vientre y, el lugar del parto a un espacio sagrado, cálido y protegido que los templos reprodujeron con capillas, arcos y formas vaginales y uterinas. Los gemidos y gritos de la parturienta, sus instintos liberados, sus sensaciones orgásmicas y la técnica de parto vertical en sí misma servían de instrucción para las novatas que eventualmente presenciaban el parto. Y en un caso de emergencia podían parir solas.
Indígenas latinoamericanas suelen hacerlo, dando a luz en cuclillas sobre la tierra depositando al bebé con su vagina sobre una manta o un colchón de hojas y recibiéndolo con sus propias manos.
En medios urbanos esto también suele suceder cuando una joven da a luz sobre el piso del baño siendo ella misma, partera y parturienta.

¿Por qué en nuestra sociedad las mujeres no presenciamos el parto de otras mujeres y sólo comenzamos a tener una vaga idea cuando ya estamos en la camilla de parto horizontal sin poder ver y decidir? Ver anticipadamente la práctica del parto horizontal -y del vertical- brindaría a las mujeres una mayor conciencia sobre lo que ocurre con sus cuerpos y sobre cuáles son las posibilidades para parir de otra manera más satisfactoria.

Imagino que la corporación médica, tarde o temprano, tendrá que asumir su propio "complejo de útero" y dejar de proyectarlo como sombra sobre las parturientas, oscureciendo sus conciencias, cuerpos, instintos, biología e intuición. Si e llos no están dispuestos a arrodillarse -casi reverencialmente- ante la mujer que está dando a luz, a escuchar sus gritos, a esperar mientras ella camina y deambula, sin ser rasurada ni tajeada, será muy conveniente que se corran a un costado y dejen a médicas/os, obstetras y parteras que sí están dispuestos a una nueva, y ancestral, cultura del parto donde la parturienta pueda reencontrarse con su cuerpo y con su poder creador, posicionándose como la protagonista del mismo.
La mayoría de las mujeres aceptan el parto horizontal-patriarcal porque no conocen otra cosa que hospitalizarse como enfermas. Modificar esta situación no sólo corresponde al Estado, las facultades de medicina y a la práctica médica sino a las mismas mujeres que tendremos que cambiar física y , mentalmente las actitudes hacia el parto.

* escritora y periodista, experta en tradiciones de las diosas
analiabernardo@yahoo.com
Nota publicada en el suplemento de la mujer LA TRIPLE JORNADA, nº 69, mayo 2004, La Jornada (México)
triple@jornada.com.mx

1.Las figuras de diosas y mujeres pariendo que se mencionan en la nota, se pueden encontrar en el libro La Diosa, de Adele Getty, Editorial Debate, con excepción de la figura de Pachamama en "Argentina Indígena" de Ibarra Grasso, ed. Tea.
2. Historia de las Grandes Civilizaciones, Tomo II. Viscontea.
3. Diario Página 12, 17-10-03
4. La Diosa, de Adele Getty

© 2005 AGENDA DE LAS MUJERES. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Día de la Niña Divina








ARBOLEDA DE DE GAIA
8 DE SETIEMBRE - DIA DE LA NIÑA DIVINA
Fotografía Alessandra Sanguineti


El 8 de Setiembre se celebra la fiesta del nacimiento de la Virgen María,
la Niña Divina, la preciosa bebita.

Esta devoción, estrechamente ligada a la del niño Jesús (el niño divino
ante el que los reyes sabios se postran, cuya adoración inició San
Francisco) hunde sus raíces en los evangelios apócrifos no reconocidos
por la iglesia católica, así como en el rico legado de leyendas europeas
de la Edad Media. Actualmente es una devoción casi desconocida que
sin embargo nos ofrece uno de los más interesantes arquetipos
femeninos cristianos.

Considero muy curioso este aspecto de María como niña divina, ya que no he encontrado en las tradiciones de la antigua Diosa ningún rastro que la represente como bebita. Ella está presente como hija a través de Kore (Perséfone), pero en este caso el arquetipo es el dela doncella púber que acaba de comenzar a menstruar y está atravesando
el difícil camino hacia su realización individual como ser independiente
de su madre.

Para decirlo en pocas palabras (ya que explicarlo sería demasiado largo
en estas notas sintéticas) creo que el arquetipo de la niña divina es
exclusivamente cristiano porque surge como una especie de
"compensación" a la idea bíblica que culpabiliza a Eva del supuesto
pecado original a partir del cual la iglesia católica ha sembrado en
nuestra cultura la negación del cuerpo femenino estigmatizándolo
como pecaminoso.

Muchas mujeres sufren actualmente el peso de saber o intuir que no
fueron deseadas por haber nacido en un cuerpo de mujer que
decepcionó a unos progenitores que ansiaban un hijo varón. Esta
sombra, presente también en otras culturas, tiene hoy su máxima
expresión en el caso de las niñas chinas son asesinadas al nacer
o abandonadas a centenares en horfanatos; así como en la
ablación de los genitales femeninos, mutilación que hoy sufren 150
millones de mujeres.

El patriarcado ha estigmatizado el cuerpo femenino y esta herida
permanece abierta en el inconsciente colectivo. Si la herida es fuerte
se manifestará en la relación que la madre establece con el cuerpecito
de su pequeña beba.

Si la madre, internalizando la opresión patriarcal, ha rechazado en sí
misma su cuerpo femenino cuya máxima expresión son sus órganos
sexuales y reproductivos, no podrá relacionarse amorosamente
con el cuerpo femenino manifiesto en potencia en su pequeña. Está
comprobado que las madres dedican más atención y expresión amorosa
a los genitales de sus bebitos que a los de sus bebitas, cuyos
genitales tienden a ignorar. Es lógico ya que si una mujer siente sucia y
extraña su vulva no puede amar y honrar la vulva de su bebita. Esta
circunstancia es percibida por la conciencia corporal de la pequeña que
incorpora este rechazo en su memoria celular y establece así sus
primeras corazas corporales perpetúando un paradigma de negación
del cuerpo femenino.

Para sanar estas heridas que todas en mayor o menor medida
compartimos podríamos tomar ejemplo de las antiguas monjas taoístas
que sustentaban la metáfora de "volverse como niñas". Su intento era
revertir el proceso de envejecimiento para recuperar la flexibilidad,
la salud y la energía inagotables de la infancia. El objetivo de sus prácticas
de reciclaje de la energía ovárica era que las mujeres se "dieran a luz
a sí mismas" para lograr la gestación de lo que los taoístas llaman el
cuerpo espiritual.

Las mujeres occidentales podemos resonar con esta metáfora
abriéndonos a la devoción del arquetipo de la niña divina, para despertar
la niña divina que habita en nosotras. Por ejemplo podemos visualizar
como vamos animando su gestacion en nuestro útero, abriéndonos a
la idea de prepararnos para ser madres de nosotras mismas y
brindarnos el amor, el cuidado, el respeto y la admiración que
necesitamos y que muchas veces buscamos fuera de nosotras mismas.

Esta "autogestación de la niña divina que Yo Soy" puede también paliar
el dolor de las mujeres que no han tenido hijos y ya no los tendrán, y
el de aquellas que, habiéndolos tenido, sufren el "síndrome del nido
vacío". Dedicándonos con cuidado a la tarea de gestar a la niña divina
en nuestro interior podremos canalizar de modo creativo ese deseo
materno frustrado que puede ser de gran utilidad si lo dirigimos hacia
la creación de una vida más plena para nosotras mismas.

El rico legado simbólico de Occidente, que se nutre de la fusión del cristianismo con antiguas tradiciones europeas precristianas, nos
ofrece a través del arquetipo de la niña divina varias posibilidades:
- Nos brinda una imagen inspiradora que confirma desde canales
simbólicos la certeza de que nacer en un cuerpo de mujer es un don tan valioso como hacerlo en un cuerpo de hombre.- Nos ofrece imágenes para sustentar desde lo visual estametáfora.
- Tiene establecida la fiesta de la niña divina, el 8 de setiembre,que podemos celebrar junto a nuestras abuelas, madres, hijas y amigas.
- También los padres pueden aprovechar esta celebración para honrar a sus hijas felicitándolas y regalándoles un ramo de flores.

- Nos ofrece la posibilidad de sanar desde canales simbólicos heridas
profundamente instaladas en nuestro inconciente mediante
actividades creativas como la instalación de altares a la niña divina,
la redacción de oraciones y canciones que alaben su existencia, el
diseño de ceremonias para celebrarla y honrarla, etc.

Dediquemonos pues a rescatar esta antigua celebración europea y póngamonos a trabajar para recrearla, resignificarla y rescatarla del
olvido en que la tradición simbólica de Occidente está cayendo.

Por todas nuestras relaciones
Por las próximas 7 generaciones
Vuestra hermana en la Diosa
Marianna
Arboleda de de Gaia

http://es.mc236.mail.yahoo.com/mc/compose?to=arboledadegaia@yahoo.es------------------------------------------------














Círculo de mujeres

Círculo de mujeres

jueves, 4 de septiembre de 2008

Calabazas con Maria Gelabert de Sant Fruitos del Bages


Desde mas allá del mar estubo hoy con nosostros en la cabina de Radio Libertad María Gelabert con sus calabazas al rakú y otras hierbas.
para que ustedes mismos la visiten en su página.
saludos a la comarca del Bages.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

• Mujeres sacerdote... ¿porqué no?

lunes 25 de agosto de 2008


JOSÉ LUIS BARBERÍA - 15/08/2008 - EL PAÍS - ESPAÑAUn movimiento soterrado lucha por la igualdad de la mujer en la Iglesia - Considera clave la ordenación - El Vaticano hace oídos sordos"En el nombre de la Madre, de la Hija y de la Espíritu Santo. Diosa nuestra, acoge a nosotras, cristianas (...) Madre nuestra que estás en los cielos..." Las teólogas feministas nos proponen invertir, subvertir, el lenguaje de género de la liturgia católica para que comprobemos la apropiación masculina de la idea misma de Dios operada a través de los siglos. Piensan que, de tanto representar al Altísimo con figuras masculinas y de excluir a la mujer de los estamentos del poder religioso, las jerarquías católicas han acabado por "violar la imagen de Dios en las mujeres", y borrar la parte femenina del supremo hacedor.Pocas imágenes pueden resultar tan obscenas en nuestras sociedades católicas como la exposición pública de una mujer desnuda y clavada en la cruz. Y pocas cosas irritan tanto al Vaticano como el cuestionamiento del papel asignado a la mujer dentro la Iglesia. "La ordenación de las mujeres es el paso primero para recomenzar la comunidad de iguales que quería Jesús. La Iglesia se empobrece clamorosamente por la carencia de una aportación femenina más plena y responsable", indica la monja María José Arana, antigua párroca de la Congregación del Sagrado Corazón, doctora en Historia y autora del libro "Mujeres sacerdotes, ¿por qué no?"Hay una revuelta feminista que lleva décadas labrándose sordamente en las catacumbas de la Iglesia oficial, una rebelión, secundada clandestinamente en no pocos conventos, que no consiguió silenciar el Monitum (advertencia canónica oficial) dictado hace seis años por el entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (Antigua Inquisición) y hoy Papa, Joseph Ratzinguer, ni las posteriores amenazas de excomulgar a quienes participen en la ordenación de mujeres. La democratización-feminización modificaría, sin duda, la visión interior y exterior de la Iglesia y desbarataría el entramado vertical del poder: Obispo - Cardenal - Sumo Pontífice; de forma que la elección del Papa, o de la Papisa, no recaería ya en los 118 varones purpurados cardenalicios reunidos en cónclave.Se comprende, pues, que el reciente libro de Carlo María Martini, "Coloquios nocturnos en Jerusalén", haya tenido el perturbador efecto de la piedra lanzada a las estancadas aguas doctrinales. Figura de referencia para las corrientes reformistas, aunque desahuciado ya para el papado, el cardenal ha invitado a sus pares, príncipes de la Iglesia, a plantearse el sacerdocio femenino, el fin del celibato obligatorio y la sustitución de la encíclica Humanae Vitae que prohíbe, incluso, el uso del preservativo. Son mensajes de esperanza para esa otra Iglesia de base, renovadora, que no se reconoce en su actual jerarquía.Pero, con la excepción del presidente de la Conferencia Episcopal alemana, el arzobispo Robert Zollitsch, partidario de la revisión del celibato, las propuestas de Martini no han obtenido otra respuesta que el silencio del Vaticano y de las jerarquías nacionales. Y eso que las encuestas muestran, también en España, que allí donde la autoridad católica encuentra piedra de escándalo y materia de anatema, los feligreses ven aproximación a una sociedad que ha abolido la discriminación de sexo. ¿Es tan audaz la propuesta de Martini en una Iglesia de templos abandonados, sacerdotes ancianos y vocaciones escasas, compuesta por mujeres en sus tres cuartas partes?No hace falta ser mujer y creyente para constatar que las plegarias y letanías, los cánticos y preces que los fieles católicos elevan a los cielos surgen mayoritariamente de gargantas femeninas; que son las manos de mujer las que se ocupan de la limpieza y el funcionamiento de los templos: desde las flores y los manteles de los altares hasta el aire acondicionado, pasando por la recolecta de las limosnas y el cuidado de los hábitos sacerdotales. ¿Qué pasaría si, como proponen algunas teólogas feministas, las mujeres decidieran no acudir a los templos hasta que se les reconociera la igualdad? Un vistazo a las iglesias españolas, convertidas en hogares espirituales para la tercera edad, da prueba de esa abrumadora presencia femenina. Según la Confederación Española de Religiosos y Religiosas (Confer), a 31 de enero de 2007 había en España 18.819 religiosos, frente a 48.489 religiosas.Andrés Muñoz es uno de los 8.000 sacerdotes, el 22% del total, que viven hoy en España casados o conviviendo en pareja. Lleva 27 años de matrimonio con Teresa Cortés, la mujer que hoy preside el Movimiento para el Celibato Opcional (Moceop). Tienen un hijo de 25. "El mal no reconocido de la Iglesia católica es el autoritarismo, la falta de democracia interna y el rechazo a la libertad de pensamiento", asegura. Su esposa está convencida de que el celibato obligatorio es, antes que nada, un instrumento para el control de los sacerdotes. Esta señora de dulce rostro y expresión decidida - "hija del infierno", le llamaron los integristas de una tertulia radiofónica-, piensa que la humanidad y las religiones tienen contraída una gran deuda histórica con la mujer.La aceptación del sacerdocio y el obispado femenino entre los protestantes y anglicanos deja a la Iglesia católica ante la pregunta obligada de hasta cuándo podrá seguir ignorando el hecho de la emancipación femenina y la igualdad de sexos. ¿Cuánto tiempo necesitará para cambiar la mirada que los Santos Padres, desde san Agustín a santo Tomás, arrojaron sobre la mujer, ese ser al que, como Aristóteles, juzgaron inferior, sumiso, de naturaleza "defectuosa", incompleta, "imbecilitas", impura? ¿Cuánto tardará todavía en descargar a la mujer del sentimiento de culpa por haber entregado la manzana a Adán, de liberarse enteramente de los prejuicios que prohibían a las mujeres entrar en los templos durante sus períodos de menstruación, o simplemente, tocar los vasos sagrados? El machismo de la sociedad hunde también sus raíces en la cultura cristiana y continua vigente en la idea, expuesta en la primera encíclica del papa Benedicto XVI, de que la mujer fue creada por Dios, "como ayuda del hombre".Casada, madre de un hijo, integrante del Movimiento para la Ordenación de Mujeres, una iniciativa que ha convocado ya dos congresos internacionales, Christina Moreira no se hace ilusiones sobre la evolución previsible de su iglesia. "Lo último que hará el Papa será aceptar el sacerdocio femenino", vaticina. "Desde que el Sínodo de la Iglesia de Inglaterra (anglicana) aceptó la ordenación de mujeres, el 11 de noviembre de 1992, muchos fieles disconformes con esa decisión se están pasando a la Iglesia de Roma", explica. Está convencida de que el cisma anglicano va a reforzar el polo conservador del Vaticano. "No les gusta que las chicas empiecen de monaguillos porque saben que algunas terminarán aspirando al sacerdocio", apunta Rosa de Miguel, otra mujer de vocación sacerdotal que dice sentirse "con las alas cortadas y como una hija abortada de la Iglesia". Después de una experiencia religiosa muy intensa -"si eres hombre te dirán que tienes vocación, y si eres mujer que estás neurótica o que te metas a monja"-, Rosa ha optado por volcarse en su profesión y marcar distancias. Cansadas de sufrir, otras muchas han acabado por suplicar a Dios que no les llame más. Desde luego, clama hasta al más agnóstico de los cielos que el Código del Derecho Canónico, renovado en 1983, sostenga que sólo el varón puede ser lector de las Escrituras o acólito.¿Creen verdaderamente los obispos, cardenales y el Papa que las nuevas generaciones de mujeres aceptarán sumisamente un puesto subalterno en la Iglesia por mucho que últimamente vengan de la mano de los movimientos más integristas? La ausencia de una perspectiva razonable de evolución y el conservadurismo de los obispos que dominan la Conferencia Episcopal Española exasperan a buena parte de la militancia cristiana reformista, mayoritariamente de izquierdas, así como a los religiosos y sacerdotes más comprometidos en la regeneración doctrinal.En el entramado asociativo Redes Cristianas que agrupa a un centenar y medio de colectivos bajo la consigna común: "Otra Iglesia es posible", las feministas católicas más irreverentes, que los 8 de marzo se manifiestan al grito de "Si ya tenemos dos mamas, ¿para qué queremos un Papa?", se encuentran con otras que evitan actitudes irrespetuosas. Aunque el temor a las represalias está presente, particularmente en las monjas y profesoras de Religión, la razón principal es evitar desligarse de una feligresía educada en la obediencia ciega a la jerarquía. "Colocarse al margen supondría dejar a la Iglesia en manos de los Legionarios de Cristo", razona Pilar Yuste, de 44 años, catedrática de Teología y profesora de Religión. "Aunque no queremos cismas, debemos rebelarnos contra las estructuras antidemocráticas de la Iglesia", indica Teresa Cortés.La sima que les separa de la actual jerarquía es tan profunda que los grupos más radicales actúan al margen de la Iglesia oficial. Sus misas alternativas se desarrollan en el filo de la legalidad eclesiástica o en manifiesta ilegalidad. Alteran el rito litúrgico en aras de una mayor espontaneidad y libertad, consagran pan y vino normales en lugar de las hostias de pan ácimo (sin levadura) y el vino de misa, y tampoco resulta extraño que algunas de estas misas sean oficiadas por mujeres que asumen por su cuenta y riesgo la tarea de consagrar, desafiando la pena de excomunión. El vendaval conservador de las últimas décadas ha desconcertado, sobre todo, a las monjas y católicas seglares que, animadas por el mensaje aperturista del Concilio Vaticano II (1962-1965), se lanzaron a profundizar en los asuntos teológicos creyendo que la reforma rescataría a la mujer de su secular papel subalterno en la Iglesia.Y estas mujeres, expertas teólogas, han recorrido su camino, han descubierto demasiadas cosas como para conformarse con el curioso argumento -la Iglesia del siglo XXI transfiere su machismo al propio Jesucristo-, de que no es posible ordenar a las mujeres porque el Salvador estableció que los 12 apóstoles fueran hombres.Desde el punto de vista teológico, sin embargo, no hay un impedimento dogmático que prohíba el celibato opcional ni la ordenación de la mujer. De hecho, los apóstoles estaban casados y parece igualmente probado que en la Iglesia primitiva hubo diaconisas y presbíteras, mujeres consagradas. Las historiadoras religiosas se afanan por armarse de argumentos para demostrar que la teórica imposibilidad de ordenarlas sacerdotes no es una verdad revelada, sino, como ocurre con el islam y el judaísmo, producto de la interpretación masculina de la historia a lo largo de siglos de marginación social de la mujer.A estas alturas, sin embargo, los subterfugios dialécticos encuentran ya cansadas a muchas de estas católicas que lo que exigen es que la jerarquía sea consecuente con la igualdad. Su mensaje es que la Iglesia católica perderá a las mujeres, como antes perdió a los intelectuales y a los obreros. Ellas, que son las que aman a Dios en mayor número, no aceptan ya que el sexo masculino atribuido al Supremo Hacedor sirva para perpetuar la servidumbre y el sometimiento secular de la mujer. Y es que, salvo que se insulte a la condición femenina, no hay respuesta justificada posible a la pregunta: "Mujeres sacerdotes, ¿por qué no?".Una tradición en entredicho- La Congregación para la Doctrina de la Fe decretó en mayo de este año que cualquier mujer que fuera ordenada sería excomulgada. La Iglesia protestante sí lo permite.- Benedicto XVI, en cambio, ha denunciado la discriminación de la mujer.- Santa Teresita del Niño Jesús escribió a su hermana poco antes de morir: "Siento en mi interior la vocación de sacerdote".- Tanto el Nuevo Testamento como el Manuscrito Barberini muestran que hubo mujeresconsagradas durante los 10 primeros siglos de la historia de la Iglesia.- María Magdalena aparece predicando, una actividad supuestamente prohibida a las mujeres, en una pintura anónima de la Escuela suiza del siglo XVI.- Concilios y cónclaves se han celebrado bajo la bóveda de la Capilla Sixtina en la que Miguel Ángel pintó a tres mujeres ejerciendo funciones sacerdotales.- Algunas abadesas italianas y las que dirigieron la abadía de Las Huelgas (Burgos) disponían de mitras, el objeto característico del poder de los obispos y abades.- La checa Ludmina Javorová fue ordenada sacerdote por su director espiritual, el obispo Félix Davidek, con conocimiento de Juan Pablo II, durante la dictadura comunista en la República Checa.

lunes, 1 de septiembre de 2008

Radio Libertad www.diariolibertad.org.mx

Origen



Diario Libertad
Diario Libertad es una asociación Civil de hombres libres, sin más compromiso que brindarle a todo el mundo la oportunidad, de manera absolutamente gratuita, de ejercer a plenitud su Libertad de Expresión...
Diario Libertad es el foro del mundo, en donde cualquiera, con respeto, puede escribir hoy; y ver publicado mañana aquí mismo lo que escribió, en el mismo espacio en que los columnistas más destacados dan su opinión...
Diario Libertad no es un Diario comercial o de noticias; es un Diario de ideas e ideales, totalmente gratuito, que le llegará hasta su pantalla todos los días con sólo suscribirse, sin otro requisito que su e mail...

Cómo nació Diario Libertad

Hace munchos años, en la no tan antigua Yugoslavia de Tito, el Mariscal que mantuvo en paz a moros y cristianos; un grupo de hombres, inconformes con el sistema, fueron callados en todos sus intentos por hacerse oír, por hacerse escuchar. Y así...Les cerraron todos los foros de expresión. Y cuando recurrieron al volanteo que ellos mismos imprimían clandestinamente, fueron reprimidos con la fuerza y algunos de ellos injustamente encarcelados. Y todo por expresar sus ideas. Entonces...Acorralados; pero no vencidos, urdieron por las noches hacerse a la mar en una modesta balsa y alejarse de la costa hasta Aguas Internacionales, en donde izaban, a modo de bandera...Una modesta antena de radio. Y mediante un transmisor portátil y un generador de energía manual, desde ahí, le hacían saber a los demás lo que pensaban; es decir, exponían sus ideas. Pues bien...Ignoro los nombres de Ellos y su destino. Pero la lucha, el Espíritu de su indomable tenacidad, es el que le ha dado vida a . Un Periódico diseñado especialmente para la Red mundial de la Internet; que ahora sirve de moderna antena a la Bandera de la Libertad de Expresión. Pues...Creo que todos los que nos dedicamos al oficio del periodismo, o cuando menos hablo por mí mismo (en veces creo que es masoquismo puro; ya que en lo personal he sido perseguido y encarcelado en más de alguna ocasión) nos hemos encontrado, en el mejor de los casos...Conque "esa" no se publicó "por falta de espacio". Y nosotros mismos, siendo honestos, al terminar más de algún escrito, nos hemos dicho en silencio; ¡Esta sí no me la publican!. Pues bien...Eso; la necesidad de un espacio de absoluta Libertad de Expresión. Más el espíritu indomable de esos Hombres a los que no se les pudo callar de ninguna manera; y la moderna tecnología, se encausaron para darle vida a ...Un Diario que no morirá jamás, mientras haya un hombre libre que quiera tomar su bandera al escribir y comunicar lo que piensa; en cualquier parte del mundo.Este año 1 de la Nueva Era.De la Era de la Libertad de Expresión; de ahí la fecha...Diario Libertad Entre los hombres libres, todos somos iguales.

Furor en Japón por los bares que ofrecen la compañía de gatos

En Tokio ya hay una veintena. Por sólo 4,5 dólares pueden disfrutar de pasar media hora con los animales mientras toman un café.

En muchas casas de Tokio está prohibido tener animales, por eso los fanáticos de las mascotas recurren a los bares. (EFE)


Cada vez son más los bares japoneses en los que el equipo de trabajo está integrado además de cocineros, camareros y cajeros por gatos. Sí, felinos que ofrecen a los clientes cariño y compañía. En Tokio ya hay una veintena de locales en los que los animalitos de entre 6 meses y tres años se dejan acariciar y juguetean con quienes van a tomar algo. El precio: 4,5 dólares cada media hora, más un dólar por cada 10 minutos adicionales. La particularidad de estos bares radica en que antes de sentarse en la mesa, los clientes deben pasar por el baño y lavarse las manos con un jabón especial y luego con alcohol, por cuestiones de higiene. Terminado el trámite, uno puede elegir qué gato lo acompañará mientras toma una bebida, ya que en estos bares no hay venta de comida. A la hora de buscar explicaciones a este fenómeno, los especialistas aducen que en Japón un tercio de las personas vive sola y buscan compañía en los animales. Según explica la dueña del bar gatuno Neko JaLaLa, Mariko Nakamura, el problema reside en que en muchas casas de la capital japonesa está prohibido tener mascotas, por lo que deben recurrir a estos locales. Nakamura dijo que por su bar pasan entre 30 y 50 personas por día y unos 60 los fines de semana. Los concurrentes con desde adolescentes hasta ancianos que buscan pasar un momento de relajación acompañados por los empleados más mimosos, chiquitos y peludos del local.(Fuente: EFE)http://www.mediatico.com/es/goto.asp?url=1066